Entrevista. Central De Abasto Generará Energía

Desde 2013, investigadores y alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) han trabajado en un proyecto multidisciplinario para instalar en la Central de Abasto del Distrito Federal un biodigestor para convertir, en una primera etapa, 50 toneladas diarias de desechos orgánicos en gas y electricidad.

El proyecto ha sido comprobado en pruebas piloto y, en estos momentos, los investigadores iniciarán la etapa de mostrar la propuesta al fideicomiso que maneja la Central de Abasto, así como arrendatarios y autoridades del gobierno central, con la finalidad de dar a conocer los beneficios que tendrían si el biodigestor fuera instalado.

Los profesores María Eugenia Gutiérrez Castillo, investigadora del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD); Pedro Quinto Diez, de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Zacatenco; y José Gilberto Reséndiz Romero, del Centro de Investigaciones Económicas, Administrativas y Sociales (CIECAS), son los que encabezan los cuatro ejes que conforman el proyecto, el cual es coordinado por Luis Raúl Tovar Gálvez, investigador del IPN .

Por su parte, el maestro José Gilberto Reséndiz explicó que dentro de los beneficios que traería el desarrollo de la tecnología propuesta está el ahorro de dos viajes hechos por tráileres para transportar los residuos de la central a Cuautitlán, en donde se localiza un tiradero a cielo abierto, además de que se eliminaría la fuente de contaminación atmosférica de dicho lugar, como es el gas butano y el bióxido de carbono

“Nosotros estamos planteando que el residuo que se genera se utilice como gas o energía eléctrica… son 50 toneladas que nosotros estaríamos planteando como una primera etapa, 50 toneladas de 780 que se producen al día en la Central de Abasto”, comentó.

En un cálculo, al año se estarían utilizando 18 mil 250 toneladas de basura de la Central de Abasto, el segundo lugar en donde se maneja la mayor cantidad de dinero y de donde se manejan también 30 mil toneladas de alimento que se distribuyen en toda la zona metropolitana de la Ciudad de México.

El proyecto plantea usar la energía biomasa, considerada como una renovable, misma que es poco desarrollada a pesar de que tiene un gran potencial, por lo que el objetivo plantea la construcción del biodigestor anaerobio, el cual es un tipo de contenedor, con la mejor de las tecnologías existentes, utilizando la fracción orgánica de residuos sólidos urbanos.

El biodigestor ha despertado el interés del gobierno central, luego de que en 2008 se cerrara definitivamente el Bordo Poniente, del cual se tiene proyectado utilizar los residuos para dotar de biogás al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Números:

50 toneladas de basura se transformarían en energía cada día en la Central.

18 mil 250 toneladas se utilizarán al año para el proyecto piloto.

Fonte: http://www.diariodemexico.com.mx/?p=141797